La renovación de los espacios, su adaptación a cada usuario, mejorar su funcionalidad y conseguir un ahorro energético con las soluciones adoptadas serán los objetivos en toda reforma a realizar.
La mejora del aislamiento en huecos, cubiertas, muros o suelos será uno de los objetivos en toda rehabilitación energética, siendo la renovación de las instalaciones térmicas y de iluminación el otro foco de atención.