No es más limpio el que más limpia …

Sino el que menos ensucia …. Así como no es más sostenible y eficiente el que utiliza la energía más verde … sino el que requiere menos energía. No hay energía más económica y sostenible que la que NO se utiliza ni se necesita.

El día 20 de diciembre de 2019, se aprobó el Real Decreto 732/2019 que modifica el Código Técnico de la Edificación. Con esta modificación nos adaptamos a la Directiva europea en materia de eficiencia energética de los edificios. Es de aplicación voluntaria hasta el 28 de junio de 2020 y obligatoria a partir de esta fecha.

Una de las modificaciones más importantes, procede en la modificación del documento que hace referencia el ahorro energético (lo que se denomina DB-HE). Revisa las exigencias de la demanda energética e incorpora los requerimientos de incorporar energía procedente de fuentes renovables.

Entendemos por demanda energética la energía necesaria para alcanzar condiciones de confort adecuadas. Reducir la demanda energética implica mejorar el diseño de los edificios, aumentar aislamientos, reducir los puentes térmicos al mínimo, captar sol en invierno para calentar las viviendas, y protegernos del mismo para evitar sobrecalentamientos en verano.

Si conseguimos reducir la demanda energética, requeriremos mucha menos energía para alcanzar las condiciones de confort y esta energía requerida deberá venir producida en gran parte por fuentes renovables. (Evidentemente !!)

Si el edificio se diseña correctamente de inicio, la demanda energética se reduce y evidentemente su consumo será menor.

El dimensionado de las instalaciones de calefacción y refrigeración de apoyo será por tanto el necesario para la demanda energética exacta del edificio.

Y si conocemos el consumo de estas instalaciones, podremos dimensionar correctamente una instalación de fuentes renovables.

No sirve de nada introducir gran cantidad de placas solares fotovoltaicas si la demanda energética no se ha estudiado y reducido cuidadosamente.

Estamos en una época donde ningún día dejamos de escuchar afirmaciones de «crisis climática», «emergencia climática», etc … pero es necesario que las administraciones, los usuarios y los agentes implicados en la construcción (arquitectos, constructores y promotores) nos tomemos en serio y reflexionemos sobre la necesidad REAL de actuar.

Por parte de la administración central, la regulación y modificación del código Técnico llega tarde. Muy tarde. Desde el punto de vista técnico, la regulación tiene un gran número de indefiniciones y presta a confusión en demasiados aspectos.

Por parte de la administración local, hace falta un apoyo aún más importante en la potenciación de ayudas y bonificaciones en las licencias e IBI de los edificios que vayan más allá de las normativas establecidas. Estas ayudas, deberían centrarse mucho más en la potenciación de medidas pasivas y reducción de demanda energética. Actualmente existen más ayudas para la instalación de energías renovables (que por supuesto también son importantes!) Como hemos dicho al inicio ….. no es más sostenible y eficiente el que utiliza la energía más verde … Sino el que requiere menos energía.

Por parte de los usuarios, hay que exigir algo más que «acabados de 1ª calidad». No deberíamos considerar una vivienda como 1ª calidad sólo considerando la «chapa y pintura». No hay calidad de vivienda sin calidad constructiva, calidad en confort térmico, calidad en disponer de una ventilación adecuada, calidad del aire y calidad acústica y lumínica. Todos estos aspectos afectan la salud y el bienestar de los ocupantes del edificio. Si pasamos la mayor parte de nuestro tiempo en espacios cerrados, estos factores deberían ser los principales a tener en cuenta, y los acabados entendidos como «lujo» habitualmente, deberían ser el complemento de nuestros edificios.

Por parte de los agentes implicados, es necesario más esfuerzo en aplicar todos estos aspectos. Es necesaria formación e interés por desarrollar viviendas donde vivir mejor.

Y como se dice habitualmente en la asociación Passivhaus, hemos de realizar viviendas donde vivir mejor y consumir menos energía.

Articulo redactado por Sergi Gargallo y publicado en el «Eco de Sitges» el dia 7 de febrero de 2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *