Galería de proyectos

Contacta con nosotros

cCerramientos y casas pasivas

Cerramientos y casas pasivas

Cuando hablamos de cerramientos y casas pasivas, las carpinterías de altas prestaciones juegan un papel fundamental.. La construcción de una Passivhaus tiene que cumplir varios requisitos, tanto a nivel de diseño como de construcción. Todo el esfuerzo se basa, principalmente, en reducir al mínimo posible la demanda energética.  

Como ya os hemos contado en nuestro blog, los cinco principios de una vivienda Passivhaus son: el aislamiento térmico, la eliminación de puentes térmicos, carpinterías de altas prestaciones, hermeticidad y la ventilación con recuperador de calor. 

La importancia de las carpinterías

Todos los principios juegan un papel clave y se necesitan unos a otros para conseguir el objetivo de una casa pasiva. En esta ocasión, nos centraremos especialmente en uno de ellos: las carpinterías de altas prestaciones. Os explicaremos por qué las necesitamos y qué papel juegan en este tipo de construcción.

Como sabéis, es crucial controlar que el aislamiento en la envolvente sea continuo para evitar puentes térmicos. Para explicarlo brevemente, un puente térmico es una zona en la envolvente de la edificación en la que existe una variación de la uniformidad de la construcción llevando a una pérdida energética por ese punto. Además, la diferencia de temperatura que se produce, puede provocar condensaciones que lleven a humedades y moho. Sería relativamente fácil construir casas que fueran “cubos ciegos” porque aseguraríamos esta continuidad teórica. Ahora bien, la realidad es que necesitamos perforar esa envolvente para situar, por ejemplo, las puertas de acceso o ventanas. 

Entonces, si nosotros mismos estamos provocando esas interrupciones en la envolvente, ¿cómo hacemos para que no afecte a la construcción y que se den condiciones similares a las de la parte ciega para evitar puentes térmicos? Sabiendo que los huecos son los puntos débiles de la envolvente, tenemos que utilizar carpinterías de altas prestaciones que cumplan con los criterios Passivhaus. Incorporaremos ventanas que cumplan en cuanto a aislamiento, hermeticidad, seguridad, características especiales según su orientación, captación solar, protección solar y luz natural. 

Puntos a tener en cuenta en los cerramientos

Para cumplir los requisitos, estudiaremos las distintas características que tienen que tener las carpinterías. Aunque parezca irrelevante, uno de los puntos a tener en cuenta (sea para una edificación pasiva o no) es la previsión de la higiene de la ventana en términos de accesibilidad y facilidad para su limpieza. Ya entrando en materia de passivhaus, hay que controlar la dimensión, posición y orientación de la ventana. Éstas tienen que dejar pasar más calor en forma de radiación solar en invierno que las pérdidas que puedan originar. Para influir positivamente en la capacidad de aislamiento de las carpinterías, se utilizan gases inertes como el Argón o el Kriptón en las cámaras entre vidrios. Para mejorar el rendimiento frente a la estanqueidad tanto al aire como al agua, se utilizan materiales autoexpandibles, membranas, cámaras y herrajes adecuados que garantizan la rotura de posibles puentes térmicos.

Pero, la ventana en sí, ¿lo es todo? Como todo en la construcción, no se trata únicamente de tener materiales o soluciones constructivas de alta calidad, sino que es igual de importante la instalación. En el caso de las ventanas, sin duda, es el elemento de la envolvente al que más exigencia está sometido debido a todas las características que debe cumplir. El montaje y la ejecución en obra tienen que ser muy cuidadosos para asegurar la máxima hermeticidad y estanqueidad. 

En SGarq trabajamos con las mejores marcas e instaladores para garantizar que los cerramientos y casas pasivas ofrezcan el máximo confort en los hogares de nuestros clientes. 

Sgarq

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.