El impacto de la radiación solar sobre el edificio

En la arquitectura pasiva, las ganancias térmicas del edificio se obtienen a partir de la radiación solar. El estudio  sobre el impacto de la radiación sobre la envolvente del edificio forma parte de los primeros estudios a tener en cuenta en los inicios de cualquier nuevo proyecto.

La distribución interior del edificio y su relación con el exterior mediante las ventanas y huecos, condiciona las ganancias solares. Un edificio orientado a sur, obtendrá naturalmente más ganancias solares, bien sea a través de los propios huecos o a través de los cerramientos opacos en menor medida.

En nuestro clima, una orientación a sur será la mejor orientación que podamos tener. La orientación sur nos permite captar en invierno la radiación solar hacia el interior de la vivienda gracias al menor ángulo de incidencia del sol, mientras que en verano, el ángulo de incidencia del sol debe evitarse mediante porches o voladizos y así evitar sobrecalentamientos.

Tanto la orientación este y oeste comportan ángulos de radiación solar menores que hacen difícil su protección en verano, y acostumbran a generar problemas de sobrecalentamiento principalmente en fachadas oeste.

Es la orientación norte la que nos genera menor radiación solar y por lo tanto menores ganancias térmicas. Como regla general, en esta orientación deberemos cuidar las pérdidas térmicas en época invernal.

Es necesario tener en cuenta que edificios cercanos o vegetación pueden afectar la teórica radiación solar que incide sobre nuestro edificio, siendo necesario realizar un estudio de sombras sobre el edificio que estamos proyectando.
Si quieres estar al día sobre la actualidad en materia de eficiencia energética, suscríbete a nuestro newsletter.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *