Galería de proyectos

Contacta con nosotros

Ventilación de una casa pasiva

Ventilación de una casa pasiva

Cuando diseñamos con el estándar Passivhaus, solemos hablar de conceptos como estanqueidad al aire, hermeticidad o renovaciones de aire, entre otras cosas. Mucha gente se pregunta: “¿Pero cómo ventilo mi casa si es hermética?”. Te explicamos cómo funciona la ventilación de una casa pasiva.

Como ya habréis leído en varios de nuestros posts o entradas de blog, los criterios de diseño bajo los que se proyectan las viviendas Passivhaus tienen como objetivo cumplir con ciertos requisitos que permiten llegar a un gran confort interior además de un consumo de energía muy bajo (prácticamente nulo). El nivel de exigencia a nivel de ahorro energético es tan alto que toda la energía generada en el interior de la vivienda no puede desaprovecharse abriéndonos constantemente al exterior. 

Renovar el aire sin perder energía

Entonces, ¿cómo hacemos para que exista una ventilación controlada que no nos haga perder la energía generada pero que nos permita tener un aire renovado, limpio y saludable en el interior de nuestros hogares Passivhaus? 

La ventilación de una casa pasiva se explica entendiendo cómo funciona el flujo de aire entre el interior y el exterior de la envolvente. Este intercambio de energía no se puede despreciar, por lo que lo aprovecharemos al máximo para obtener un aire interior renovado, sin olores desagradables y, al mismo tiempo, eliminando las pequeñas partículas (como puede ser el polen). Los sistemas más eficientes y sostenibles son los mecánicos. Pero ¡cuidado! no nos referimos a abrir ventanas. ¿Quieres saber cómo se resuelve?

Para poder conseguir un ambiente saludable y agradable con una sensación de bienestar y utilizando la menor energía, se idearon sistemas de recuperación de calor que controlan el aire que entra y sale de la edificación aprovechando la energía al máximo. Según el flujo, podemos distinguir tres tipos de recuperadores de calor: paralelo, por flujo cruzado o flujo rotativo. En el caso de los dos primeros, la eficiencia energética es superior porque en el tercero, el sistema se completa con un motor, saliendo del grupo de soluciones pasivas o mecánicas. El recuperador de calor garantiza en todo momento una alta calidad del aire en nuestra vivienda, renovando y filtrando el aire aportando también al gran ahorro energético al aprovechar la energía del aire que extraemos.  

Recuperador de calor

El recuperador de calor es un must en las construcciones Passivhaus, ya que incluso es uno de los cinco principios a seguir en caso de querer proyectar una edificación de este tipo. La homogeneidad de la temperatura del interior de la envolvente sumado al elevado aislamiento de la misma, nos dan como resultado un hogar con un alto confort para sus habitantes. ¿Sabrías adivinar en qué más nos ayuda un recuperador de calor? Al filtrarse el aire a través de un sistema controlado de ventilación, se evita la presencia de polvo y polen, evitando las reacciones alérgicas que tan familiares nos son principalmente en época de primavera.   

 En conclusión: ¿es necesario ventilar una casa pasiva “a la antigua usanza”? La respuesta es clara: no. Por supuesto que podemos abrir puertas y ventanas para dejar correr una corriente de aire si el clima en el exterior es agradable, pero si no lo es, contamos con un sistema de ventilación continua, correcta y eficiente que nos garantizará el máximo confort en el interior sin la necesidad de abrir ni una ventana. 

En SgArq estamos encantados de ayudarte a incorporar hábitos nuevos en tu hogar para conseguir la mayor sensación de confort posible en el interior. ¿Te animas?

Sgarq

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.